RELATOS

Súbete a mi coche

In Uncategorized on septiembre 15, 2006 at 3:42 pm

Publicado en La Voz del Interior, el 4 de agosto de 2005.

Loas al gran Lucas.

Un Rastrojero Diesel desde el que Walt Whitman “vende huevos, quesos, salames”. Un Fairlane “cuatro puertas, excelente estado”. Un Renault 12 “exiguo de papeles, de chapa y de pintura”. El escenario agónico de Automotrices tiene protagonistas que luchan contra el fin del sueño industrial. Los encantadores antihéroes de fabricación nacional de Lucas Tejerina recorren las rutas de un país que, como ellos, alguna vez fue flamante. Recorren rutas que son como la carretera perdida de David Lynch pero entre Quilino e Ischilín, con todo lo que eso tiene de humor, de aventura, de extrañamiento, y de la belleza otoñal de un paisaje marchito.La de Tejerina es una poesía narrativa con estrofas potentes, intensamente excitantes : “íntimamente sé que la vida es basura, / igual, soy brutalmente feliz, / como un tractor”. Entre la chatarra y el éxtasis, auto y hombre llevan una relación de simbiosis: “mi reino es un Ramblert”, dice el poeta, y luego se define como “la nada envuelta en un Peugeot 504”. Hombre y auto entre el éxtasis y la chatarra son la misma cosa: “Todo ha de terminar por unirse en chapa y alma / en una esquina donde no se alcance / a frenar del todo”.

Otras veces el coche es una metáfora del hombre, como en una de las estrofas más sugestivas de este pequeño libro: “Solo / día y noche en la calle / este oscuro otoño deshojó al Gordini”.

La infinita tristeza de un auto desmantelándose sin remedio juega constantemente con esa brutal felicidad como de tractor, y ese juego es motor de una acción épica: “Exiguo de papeles, de chapa y de pintura, / el R-12 intenta llegar a la frontera”. Con un alambre por antena, el Renault que alguna vez fue símbolo de la prosperidad de la clase media argentina “atraviesa pueblos hundidos”, paisajes de desolación y va, íntimamente convencido de su seguro fracaso, pero queriendo para sí “la furia, todo el poder y la gloria”.

No es un poemario para amantes de los fierros: no hay tunning en Automotrices, sino despojos de una época, de un país y de un hombre que guarda “rencor como para andar 25.000 kilómetros”. No hay autos importados ni cero kilómetros. Hay, sí, un trabajo con la melancolía que a diferencia de Provincia Tristeza, el primer libro de Lucas Tejerina, no se queda en la profundización del sentimiento sino que avanza en su transmutación en una extraña y poderosa sensación vital de júbilo.

No es un consuelo, porque a Tejerina no le gustan los lugares comunes, sino un camino alternativo hacia un triunfo personal. He ahí la épica. “No quiero escribir como Zelarrayán, Ricardo, / ídolo de los jóvenes poetas bonaerenses; / no quiero escribir como los estereotipos / de la literatura cordobesa; / no quiero escribir como escribo”, dice una voz que entre la chatarra encuentra un camino al éxtasis y busca explicar “lo bien que me siento / de saberme excluido del círculo de los versos”.

Una clave de esa auto exclusión del autor del ámbito de la poesía vernácula pasa por su original búsqueda de un lenguaje rabioso pero que no se precipita sino hasta el momento culminante. Prácticamente no hay adjetivos, por ejemplo. La fuerza emotiva está contenida en sustantivos muy sugestivos, como cuando dice “soy un Fairlane cuya carcaza / se ha desprendido de una nube”; y se desboca en adverbios precisos, como cuando dice “soy brutalmente feliz”.

El libro se vende a valor Gordini: $ 3. Y lleva a lugares raros, mustios y jubilosos al mismo tiempo. Como los Renault 12 frente a los nuevos autos con reproductor de mp3, Tejerina pelea solo pero contento una batalla sensible. Uno de sus poemas lo dice así: “Hey, hombre / no hay título universitario / que pueda salvarte de tener que vivir. / Estoy volviendo a brillar, otra vez”.

Anuncios
  1. A veces, la poesía salva. Qué bueno es saberse excluído del círculo de los versos. Cuán cierto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: